Wikipedia

Resultados de la búsqueda

jueves, 11 de abril de 2013

GUÍA PARA LIMPIAR MONEDAS ANTIGUAS




VALORANDO NUESTRAS PIEZAS ANTES DE LIMPIARLAS

Es posible que para el neófito en numismática antigua, su primer encuentro con monedas de este tipo sea muchas veces frustrante, pero les aconsejo que le den una oportunidad y le dediquen algo de tiempo , piensen que estas monedas tienen entre 1600 y mas de 2000 años de antigüedad y que rescatarlas del olvido requiere paciencia y arte. Les aseguro que cuando logren limpiar su primera moneda se verán gratamente compensados, ya que no solo tendrán una pieza para su colección que mostrar orgullosos , si no que tendrán SU propia pieza, la que ustedes han ayudado a crear con su trabajo Cuando adquirimos un lote de monedas sin limpiar o las desenterramos por "accidente" , lo primero que debemos hacer es valorar su estado y si valen o no la pena el tiempo que vamos a invertir en ellas. Para valorar una moneda y su conservación, es casi tan importante pensar en lo que no se ve como en lo que se ve. Si la moneda esta prácticamente limpia y solo presenta ligeras incrustaciones y conserva una buena patina, es muy fácil saber que estamos ante una buena pieza, si es comprada, seguramente no se trate de ninguna rareza ya que el vendedor habrá visto exactamente lo mismo que nosotros y el excavador mucho antes, y ellos sabrán el valor económico de la moneda y el precio que nos han pedido por ella. El problema aparece cuando la moneda no presenta los detalles claramente reconocibles. Aquí viene nuestra primera duda, ¿Habrá algo ahí dentro? ¿Sera una intacta y preciosa moneda o un pedazo de chapa? Lo siento pero no dispongo de una bola mágica que pueda responder categóricamente estas preguntas, pero si que puedo darle  algunos consejos que le ayudaran a averiguarlo por si mismo. Fíjese primero en el grosor , esta claro que para que una moneda tenga relieve esta necesita un grosor, si la moneda esta sucia el grosor ha de ser aún mayor. Si ve que la pieza es muy fina hay muchas posibilidades de que no halle apenas relieve y este ante una chapa. Mire si aprecia cualquier pequeño detalle que sea visible y de ser así si tiene patina. Si consigue averiguar a que parte de la moneda pertenece el detalle visible, le dará muchas pistas sobre el centrado de esta, otra de las cosas a tener en cuenta a la hora de valorar la moneda. Ahora observe el tipo de suciedad que tiene la moneda, si con un poco de agua ve que se trata de barro , es una buena señal, aunque este incrustado sale con relativa facilidad. Si por el contrario al lavar la moneda esta apenas desprende suciedad y esta es rugosa y dura, se encuentra ante una pieza "cementosa" , esta puede encerrar una auténtica maravilla, ya que es difícil que nadie sepa que hay allí dentro, pero va a sudar mucho si quiere desentrañarla sin destruir la patina. Mire los cantos de la moneda, allí la suciedad suele ser menor y puede distinguir mejor el material de la moneda, hay veces que vera, lo que yo llamo "Las muescas", son pequeñas rayaduras hechas en  el canto por los excavadores para ver el metal de la moneda. Si trabaja con monedas de un tamaño similar al de los denarios, las vera con bastante frecuencia y es la forma que tiene el excavador de asegurarse que no vende plata a precio de bronce, aunque algunas siempre se les cuelan. Mire también si la superficie de la moneda presenta una patina irregular y escamada, puede ser síntoma de enfermedad "De cáncer del Bronce" y que esa pieza esta carcomida por dentro , solo podrá salvarse por electrolisis y si no es demasiado tarde. Fíjese también en las posibles grietas en la superficie y compruebe con un palillo de madera si lo que hay en el interior se deshace con facilidad cuando lo rasca y no se trate de barro , de ser así es otro posible síntoma de cáncer del bronce. Bueno y la mas importante de todas es su propia intuición y experiencia.

LA PATINA

La patina es la capa de oxido que envuelve las monedas antiguas, no hay que confundirla con los bancos de arena y suciedad que esta puede tener adherida. La patina conserva la moneda en una especie de cápsula que la protege del paso del tiempo y de la humedad. Es importante intentar siempre que sea posible conservarla intacta, ya que además de ser una forma de mantenerla a salvo de las inclemencias , le da una belleza especial y una buena forma de asegurar la autenticidad de nuestras piezas. La patina puede tener diversos colores dependiendo del ambiente en que se a conservado la moneda, ya sea este mas seco y caluroso o frío y húmedo. Tenemos patinas desde el verde al rojo pasando por el negro y marrón.

PREPARANDO LA LIMPIEZA

Aquí intentare exponerle los pasos previos a la limpieza y el material básico con el que es aconsejable contar antes de comenzar limpiar. Lo primero que yo hago es un lavado rápido bajo el grifo , moneda por moneda, fregándolas con las yemas de los dedos. Aquí muchas veces ya desaparece una parte del barro y las incrustaciones mas gruesas y fáciles de eliminar. Después lleve las monedas a su mesa de trabajo aun húmedas. En la mesa de trabajo es importante contar con el siguiente material.
- Base de plástico o de algún material impermeable. Es el lugar donde trabajaremos, es importante que sea impermeable, y no un cartón o papeles de periódico para evitar que el agua que muchas veces tendrán las monedas durante su limpieza lo moje y nos haga un pequeño destrozo en la mesa.
- Una lámpara con buena luz. Preferible una tipo flexo que podamos enfocar hacia las monedas por debajo de nuestra línea de visión.
- Un trapo. Para secarnos las manos , la mesa o las herramientas. NUNCA las monedas frotándolas, ya que puede rayarlas.
- Un buen montón de palillos mondadientes de madera, preferiblemente redondos y/o palillos gruesos tipo "pinchitos".
- Un cepillo de dientes suave.
- Un punzón fino metálico, o mejor aún un perfilador de los que utilizan los dentistas.
- Agua destilada.

LA LIMPIEZA MECÁNICA

Veamos ahora como realizar la limpieza mecánica y como utilizar las distintas herramientas, este tipo de limpieza es la base de todo el proceso y se complementa con los distintos tipos de limpieza pasiva que veremos en el siguiente punto. Cuando tengamos las piezas húmedas procederemos a utilizar las siguientes herramientas en el orden que consideremos mas adecuado, pensando que esta sesión no ha de ser la ultima, y que no es necesario que la moneda salga perfecta. Esta operación la tendremos que repetir varias veces en distintos días dejando que las técnicas de limpieza pasiva nos ayuden entretanto.

- Palillos de madera. Frotaremos con ellos las incrustaciones de tierra, las que veamos que salen con cierta facilidad. Nunca apretaremos en exceso cuando estemos cerca de la patina para evitar posibles daños. Cuando el palillo tenga punta aprovecharemos para desincrustar las zonas pequeñas y de detalles, y cuando la punta se vuelva roma, procederemos a rascar con mas fuerza el resto de la superficie.
- Cepillo de dientes. En si mismo no eliminara mucha suciedad, pero lo utilizaremos después del palillo o el punzón para eliminar la tierra desprendida.
- Punzón metálico. Muchísimo cuidado al usarlo. Si toca la patina, la raya. Hay que utilizarlo cuando la pieza tiene aún mucha suciedad y el trabajo con madera se hace muy duro. También para eliminar las incrustaciones que son imposibles de hacer con el palillo, aquí aveces un simple rayado sobre la incrustación nos permite acabar de eliminar la incrustación con la punta del palillo.

- Lapicero limpiador de barras de metal. Es una herramienta bastante útil, elimina la necesidad de utilizar perfiladores metálicos o agujas, disminuyendo el riesgo de destruir la patina o rayar las piezas.El lapicero puede contener diferentes barras de distintos metales y durezas que nos ayudaran en la limpieza de las monedas o metales.Hay barras de Tungsteno buenas para eliminar suciedad blanda y que difícilmente dañan la moneda. Hay barras de aluminio, acero, latón que pueden sernos útiles según el estado de la concreciones a eliminar. Esta herramienta se complementa muy bien con el cepillo de plata.



Bueno ahora hablare de algunas herramientas mecánicas que no son imprescindibles pero pueden ayudarnos.

- Cepillos abrasivos. Son cepillos específicos, los veras de latón o otros materiales. Ayudan a eliminar la suciedad pero rayan la patina, así que solo son aconsejables en piezas muy sucias y en los primeros pasos de la limpieza.
- Agujas. Cumplen una función similar a la del punzón, pero su manejo requiere mas practica, ya que no es fácil usarlas con precisión.
- Cepillo de plata. Es una auténtica maravilla, pero su precio también lo es. Es un cepillo con cerdas de plata. Se utiliza en la ultima fase de la limpieza, cuando ya hemos casi acabado, pero quedan pequeños restos de suciedad entre las letras o cubriendo los detalles mas finos y nos es muy laborioso eliminarlos. Este cepillo no raya la patina, ni elimina los baños de plata en las monedas forradas.
- Palitos de microfibras. Puedes encontrarlos a la venta en internet, son buenos pero rayan la patina y apenas te das cuenta cuando ya no hay solución. Desprenden mucho polvo bastante malo para la saludo y es recomendable trabajar con una mascarilla o al aire libre.


 LA LIMPIEZA PASIVA
 
Esta sección es tan importante como la primera ya que sin un sistema de limpieza pasivo, el trabajo se hará casi imposible.Hay varios sistemas diferentes que yo he  experimentado con éxito. También hay una extensisima lista de formulas caseras que no he probado pero sobre las que puedo dar algunos datos por si alguien esta interesado en ellas. Concretamente hay un aficionado Estadounidense que se dedica a experimentar buscando la panacea perfecta la que consigna que las monedas se limpien solas y sin esfuerzo y ha publicado una lista extensisima con sus experiencias y fotos que acompañan a cada prueba, pero aun no ha dado con el sistema. Quien sabe quizás algún día todo este articulo ya no valga para nada, pero quizás ese día ya no haya monedas sin limpiar para que los aficionados nos dediquemos a ellas. Ya se sabe que un comerciante prefiere  vender las piezas limpias y si esto no le supone un esfuerzo pues mejor que  mejor.                                                                                        

- Agua destilada. El método mas sencillo y básico es dejar las piezas sumergidas en un bote con agua destilada ( se utiliza agua destilada para evitar la oxidación). El agua reblandece poco a poco el barro y se complementa con la limpieza mecánica. Podemos  tenerlas durante todos los días que dure su limpieza y sacarlas solo para realizar la limpieza mecánica.
- Aceite de oliva. Consiste en dejar las monedas sumergidas en un baño de aceite de oliva en lugar de agua destilada. Es más efectivo que el agua y en algunos casos se utiliza como única forma de eliminar la suciedad. Los problemas son que este proceso puede durar hasta años y que el color de la patina resultante es mas oscuro y menos vistoso.
- Maquina de ultrasonidos. Es una buena inversión, pero no un milagro. Las monedas puedes dejarlas en la maquina con agua destilada y ayudarlas con sesiones de ultrasonidos después de cada limpieza mecánica. No daña la patina a menos que se abuse en exceso de ella. Cambia el agua regularmente cuando se oscurezca.
                                                                                                                                       
Ahora un repaso rápido a algunos métodos menos ortodoxos pero quien sabe si efectivos.

- Coca cola. Dicen que ayuda en las monedas con  muchas incrustaciones.
- Vinagre o zumo de limón. Es útil en las piezas de plata pero nefasto en el cobre o el bronce y peor aún en la plata de baja ley que tiene un porcentaje bajo de plata y en las forradas. Deja  estas piezas porosas y gastadas.
- Mezclas caseras de venta en internet. Bueno esto es un poco como los buhoneros del lejano oeste, puede funcionar o no, yo si queréis probar solo os pido que comencéis con alguna pieza a la que no tengáis mucho aprecio.
- El método de la cola blanca. Consiste en aplicar una capa gruesa de cola blanca sobre una de las caras de la moneda. Dejamos que seque durante un buen numero de horas. Cuando este completamente seca, la arrancamos y con ella gran parte de la tierra que tenia incrustada la moneda.

Me dejo muchos en el tintero pero creo que he  expuesto los mas conocidos y sencillos, mención aparte tiene la electrolisis y por ello creo que merece un apartado especial para ella sola, que desarrollo mas adelante.

ELECTROLISIS

 Debe ser la ultima opción, cuando el resto de métodos  de limpieza hayan  acabado con nuestra paciencia y veamos que no tenemos  otra forma de limpiar e identificar la pieza. También cuando la  moneda este enferma y no  haya otra forma de sanearla.La electrolisis es fascinante por si misma, seguramente nos atrape su   magia, es rápida fácil y espectacular, pero no  debemos caer en el vicio y  aplicarla solo con contención y en los momentos  apropiados.Al limpiar una pieza por este sistema, la dejaremos  reluciente, sin ningún  resto de suciedad y también sin ningún resto de  patina y completamente  indefensa ante la humedad. El sistema se basa en un principio físico de cargas  eléctricas, que no  sabría explicar completamente ya que soy de letras,  pero que es muy simple  de experimentar.Primero vamos a construirnos nuestro propio equipo de  electrolisis casero  muy fácilmente.
Necesitamos un recipiente de plástico un taper puede  cumplir esta misión.  Llenaremos el recipiente con agua destilada y sal  (removiendo la mezcla).  Después buscaremos entre los trastos viejos un  cargador de mobil que no  utilicemos de no mas de 12 voltios. Cortamos el  enchufe que conecta el  cargador con el mobil y pelamos los dos cables. El  positivo debemos unirlo  a la moneda a limpiar, ya sea con una pinza metálica  o como hago yo con un  colador metálico pequeño donde deposito la moneda o  las monedas. El cable  debe estar de alguna forma conectado a la moneda para  que la corriente  fluya atraves de ella, esto lo digo porque si  utilizamos una pinza recubierta que no haga contacto no funcionara. El otro extremo del cable lo conectaremos con un  tornillo metálico grande.  Sumergiremos la moneda y el tornillo en el agua  destilada, vigilando que  no se toquen. Enchufamos el cargador a la corriente y  ya comienza la magia. De la moneda brotaran una burbujas que poco a  poco irán desprendiendo toda la suciedad. Si te has confundido en la polaridad de  los cables, este es el momento de cambiarla, si es el  tornillo el que se  vuelve efervescente.
Lo dejamos unas horas, podemos ir comprobando el  estado de la moneda cada  cierto tiempo, y ya la tenemos limpia. Saldrá con una  especie de hollín  negro que necesitaremos lavar y quizás acabar de  limpiar de forma mecánica, pero después tendremos la pieza  completamente limpia.Es muy recomendable proceder seguidamente  al repatinado.

REPATINANDO

Hay muchos sistemas de repatinado natural, pero aquí solo voy a comentar uno, el mas sencillo y fácil de realizar y que no tiene peligros para nuestra salud, ya que no hemos de trabajar con materiales muy nocivos.Un apunte antes de comenzar, hay sistemas de repatinado de venta en internet que no ofrecen ninguna garantía, se trata de productos que pintan las monedas y hay que entender que la patina esta formada por cristales de oxidación no por una mano de pintura.

- Repatinado en Atmósfera de Amoniaco. Necesitamos  que la moneda este completamente limpia, ya que cualquier impureza quedara visible una vez finalizado el proceso de repatinado. Colocamos en un bote de cristal hermético, cualquier envase de legumbres puede servirnos, un par de dedos de amoniaco. La moneda que queremos reparar la ataremos a un hilo y el hilo lo  sujetaremos al interior de la tapa del envase. La idea es que la moneda quede colgando del hilo dentro del envase sin llegar a tocar el amoniaco. Cerramos  el envase y esperamos unas horas, o mejor aún un día entero.Cuando abramos el envase cogemos la moneda con unas pinzas, veremos que ha adquirido un tono oscuro azulado, no la toquemos con las manos aún. La pasaremos sobre una llama o un mechero varias veces por ambas caras, veremos que desprende un humo negro cuando se queman los restos de amoniaco que contiene. Una vez quemada la sumergimos en agua para que se enfríe, frotamos algo con los dedos y ya esta. El resultado es una preciosa patina negra un poco metalizada.

 ÉTICA NUMISMÁTICA: REPATINADO

En cuestiones como el repatinado de piezas, hay que hacer unas consideraciones éticas. Una pieza sin su patina natural ORIGINAL ha perdido gran parte de su valor. Nosotros podemos tener en nuestras colecciones las monedas tal y como mas nos agraden, al fin y al cabo es nuestro placer personal al contemplarlas lo que buscamos. Es por  ello que no es malo repatinar nuestras monedas o añadirles fango para  acrecentar los contrastes o tapar pequeños defectos. Pero si que es importante tener en cuenta que si nuestra intención es la de comerciar con esas  monedas, hemos de ser antetodo sinceros con los compradores. Para un profesional es relativamente sencillo distinguir ciertos tipos de repatinado a simple vista,un microscopio binocular puede darnos casi la certeza, pero para un simple aficionado es una tareas muy complicada. Vender una pieza repatinada sin decirlo y cobrar el mismo precio que si se tratase de una patina original es una estafa. Yo he mostrado aquí un sistema fácil  de repatinado , para que pueda sea compartido por mucha gente, pero aún  así no crean que no he tenido mis dudas morales a la hora de hacerlo. Valga en mi favor, que este tipo de patina es muy conocida y fácil de identificar.

CONCLUSIONES

Quiero cerrar esta guía como la comencé, es una mera herramienta hecha desde la perspectiva de un aficionado que no pretende ser concluyente. Asi pido que cualquier corrección o ampliación que pueda añadirse será recibida con agrado.

Una última observación, si una moneda no acaba de quedar limpia, déjala. Una moneda sucia siempre es recuperable , una moneda mal limpiada puede ser irrecuperable. La experiencia nos hará fácil en el futuro lo que hoy parece imposible.

Guías creada por: saturnodev

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada